Fotografía para principiantes Parte II

Continuamos con la segunda parte de cosas que deberías saber si te estás iniciando en la fotografía. Aquellos conocimientos elementales que, siendo fotógrafos principiantes, sentarán las bases de un proceso de formación constante.

Así pues, en este segundo capítulo terminamos de contaros aquellos consejos o ‘tips’  relacionados con el mundo fotográfico.

Controla el balance de blancos

Cada clase de luz arroja un tipo de color. Así, la luz proveniente del sol  da tonalidades azules, la luz fluorescente  aporta colores de tonos verdes y la de tungsteno  es amarilla.

La cámara detecta automáticamente el tipo de iluminación y tratará de ajustar el balance de blancos en función de ésta. En la mayoría de ocasiones ajusta el color en las fotos para que se vea de forma natural.

Si la cámara no escoge correctamente o si las fotos se realizan con iluminación mixta, es posible ajustar manualmente el balance de blancos.

Las cámaras réflex digitales suelen tener un botón específico para el balance de blancos representado con ‘WB’. Si tu cámara no lo tiene, no te preocupes, podrás llegar a través de la configuración del menú.

Formato RAW vs JPEG

Realmente no son formatos excluyentes, ya que cada uno tiene su utilidad y características. Obviamente estamos hablando de cámaras digitales, puesto que el revelado en analógicas es otro mundo.

Para realizar trabajos profesionales, personalmente, siempre voy a recomendar fotografiar en RAW, puesto que esto te permitirá una edición posterior. Lógicamente te obliga a saber manejar software de edición de foto, pero es mejor no arriesgarse que lamentarse después 

Me atrevería a decir que, si funcionamos con cámaras digitales, es obligatorio aprender el manejo de programas para editar fotografía. Esto te abrirá un abanico de posibilidades enorme, teniendo en cuenta que podrás corregir fallos y/o realizar montajes espectaculares   

Entonces, ¿el formato JPG cuándo puedo usarlo? Si son fotos de uso personal o para compartir de forma casual en redes sociales, puedes usar este formato sin problema, puesto que te permite mostrarlas, compartirlas o enviarlas de forma casi instantánea debido a no necesitar un revelado digital.

Hacer una sola foto y borrar demasiado rápido

Una de las primeras recomendaciones que más útil me resultó fue la de realizar varios disparos de una misma escena. Totalmente necesario cuando estamos de fotógrafos en un concierto, una boda o fotografiando a personas en general. Un milisegundo puede marcar la diferencia entre sacar a alguien con los ojos abiertos o cerrados  

A este tema se une el de borrar fotos desde nuestra cámara sin haberlas pasado al ordenador. Es preferible mantener todas tus fotos y luego decidir cuáles son válidas cuando estés editando, que borrarlas y perderlas irremediablemente.

Eliminar fotografías por impulso suele ser un error del que ni nos percatamos en muchas ocasiones. Para evitar esto, después de realizar varios disparos, revisa las fotos para ver si necesitas modificar algo y continúa.

De hecho, aunque las fotos tengan algún pequeño fallo, seguramente podrás arreglarlas en la fase de procesado digital. Tomarás mejores decisiones delante de tu ordenador 

Limpieza y mantenimiento de nuestro equipo

Supongo que no hace falta decir que hay que evitar la lluvia, el sol y los golpes sobre tu cámara. Aunque sea fotografía para principiantes hay cosas básicas 

Más allá de lo evidente, es importante limpiarla con los accesorios adecuados. No vale usar tu camiseta ni cualquier pañuelo de papel. Hacerte con un kit de limpieza es necesario si quieres alargar la vida de tu cámara y su correcto funcionamiento.

Este kit básico se compone de:

  • Bayeta.
  • Pincel.
  • Toallitas especiales para lentes.
  • Espray.

Aquí realmente puedes escoger entre lo que más te guste. A mi personalmente no me gustan los espráis y uso sobre todo pincel y toallitas, además de la bayeta.

El mantenimiento no solo alude a la cámara en sí, sino también a los accesorios que nos acompañan como fotógrafos. Por cierto, si no vas a utilizar la cámara en más de tres semanas, procura retirar la batería.

No compres compulsivamente

Antes de pensar en comprar nuevos objetivos u otros accesorios, domina lo que tienes. No te hagas con más equipo si no controlas las cosas más básicas de la fotografía  

Ya dijimos en la primera parte de Fotografía para principiantes que una cámara mejor no te hace mejor fotógrafo. Lo recomendable es tener por lo menos un año de experiencia para ver cuáles son tus prioridades y necesidades.

Muchos de los problemas o fallos que tenemos como principiantes se solucionan con la práctica, no con un objetivo mejor. Así que, perfecciona tu técnica y domina los aspectos fundamentales antes de invertir en materiales que no controlas.

Aquí terminan nuestros consejos para fotógrafos principiantes. Esperamos que os sean útiles y que sigáis mejorando en el arte de la fotografía 

Write a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Integratemedia